La guía turística que no encontrarás en las librerías, experiencias contadas por alguien que SI ha estado allí. El Mundo puede estar en tus manos. Nunca más volveras a ser turista sino un ciudadano de mundo.

domingo, 28 de octubre de 2007

Sexto día: Asuán - Pueblo Nubio - El Cairo

Uno de los días más bonitos de nuestro viaje a Egipto es el que os voy a pasar a contar a continuación. En primer lugar, nos levantamos a una hora respetable, las 7 A.M, así que íbamos descansados y bien desayunados para afrontar el día.

Nada más salir del barco, nos montamos en una faluca, son barcos de madera, bastante anchos, con asientos a los lados y algunas hasta de dos plantas. Su peculiaridad es que su única vela es triangular. Cada feluca suele tener un nombre llamativo para los turistas, como es Bill Clinton, Arnold Schwarzenegger, etc, sobre el nombre suele ir pintado el ojo de Horus el cual les da suerte y protección.

Montados en la faluca damos un paseo de 15 minutos y relajadamente por el Nilo, el cual por Asuán tiene un toque especial, al tener orillas verdes, barcos apostados a los lados, edificios emblemáticos y tumbas del Egipto Antiguo.


Tras el romántico paseo, en pleno centro del río cambiamos de barca y pasamos a una con motor, que nos introduciría por los pequeños y estrechos regueros navegables que deja el Nilo al ser invadido por la vegetación. Por esta parte del Nilo, se dice que antes reunía una gran concentración de cocodrilos, de los cuales en la actualidad no hay rastro aunque se mantengan los carteles de "Peligro Cocodrilos".

Aprovechad el paseo para observar a las aves que rondan estos parajes, y si podéis quedaros en silencio para escuchar la multitud de sonidos de aves que no habréis escuchado nunca en vuestros lugares de origen.


Durante el paseo os encontraréis niños que se agarran a la embarcación con barquitas chiquititas o simplemente nadando y aguantandose con la fuerza de sus brazos. Empiezan a cantar canciones típicas de España, pero mejor que contarlo es verlo:


video

Después de la excursión naturista, nos acercan a la orilla para empezar la excursión al Pueblo Nubio. Antes tenéis la posibilidad de bañaros en el Nilo, os recomiendo que lo hagáis. Pero tened cuidado con la corriente y apretad los dientes al meteros al agua porque está bastante fresca.


Salimos del barquito y subimos una pequeña loma, donde nos están esperando una multitud de camellos para llevarnos al Pueblo Nubio. Después de esperar nuestro turno de montar bajo la sombra del único árbol de la zona, nos disponemos a subir a los camellos. Preparaos para la subida del camello, ya que es algo brusca, mi consejo es que echéis el cuerpo hacia atrás. Que nos os abrumen los pequeños gritos que se escuchan de todas las mujeres turistas al levantarse el camello, crean un pequeña sensación de aventura y peligro que personalmente a nosotros nos gustó.


Ya caminando con el camello junto a sus cuidadores, disfrutad del paisaje, el Nilo a la izquierda y a la derecha el asentamiento nubio, con sus peculiares casas y puestos de comida y especias. Que no os asuste que el camello vaya sólo o que roce con las patas el pequeño precipicio que separa la tierra y el agua del Nilo. Los guías de los camellos os harán fotos y os darán charla, eso sí, al final os pedirán la típica propina. Ya llegados al final de la ruta y después de pasar el trance de la bajada del camello, nos metemos en una casa típica nubia donde las niñas nos acogen cantando y bailando. Sorprende su color de piel, que no es igual al de los egipcios, y sus ojos, los cuales son de color oscuro y de mirada profunda, preciosos...


Explicar que los nubios se consideran así mismos los descendientes del antiguo reino de Kush. En el pasado conquistaron y gobernaron todo Egipto con el emperador Nubio Tejerka, fundando la dinastía XXV. En sus creencias pasaron de adorar a ídolos como Jenun, el becerro de oro de la isla Elefantina, al cristianismo Copto, para convertirse al Islam en el s. XIV. Destaca en este pueblo su gran capacidad de integración social, pues sienten que todo el pueblo nubio forma una gran familia, en la que viven y se sienten seguros.

Allí, nos enseñan un pobre cocodrilo que hay guardado dentro de una pequeña bañera que casí no puede ni acogerle de lo reducida que es.


Dentro de la casa podemos ver sus habitaciones, sus pinturas, los colores con los que se decoran las fachadas y degustar comida típica, eso sí, aderezado con coca-cola, cerveza y tés típicos.



Si lleváis chicles o caramelos, no dudéis en dárselos a los niños, ya que son muy simpáticos y alegres cuando los reciben, os llevaréis una sonrisa de recuerdo.


También tendréis la posibilidad de haceros un tatuaje de henna, os darán unas hojas con los dibujos que hacen aunque si queréis alguno en especial no dudéis en pedirlo.

Despúes de la visita nos volvemos a montar en la barca que nos lleva a la motonave donde comemos, hacemos la maleta y nos disponemos a salir hacia el aeropuerto de Asuán para coger el vuelo hacia El Cairo. Como ya habréis leído en anteriores entradas de este diario, la organización de la facturación en Egipto es algo sorprendente. No os darán un billete con vuestro nombre, vuestra maleta llevará el nombre de otro, y todo así. Eso si, pasaréis como mínimo 4 controles de policía, así que evitar llevar líquidos y cosas metálicas, y el pasaporte y la tarjeta de embarque siempre a mano.

Después de pasar la odisea del areopuerto nos disponemos a volar un par de horas hasta El Cairo en la misma ruina de avión que nos trajo a Egipto. Llegados a la capital egipcia, os recogerán los representantes de la compañía que os llevarán como borregos al hotel. Nosostros fuimos al Ramsés Hilton, que está muy bien situado, junto al Nilo y el Museo Egipcio. Es de 5 estrellas, pero sus habitaciones tienen bastante roña, pero es normal ya que la ciudad tiene una neblina perenne de contaminación que pondrá negro todo lo que esté en contacto con ella.

Esa noche, mucha gente tenía contratada una cena espectáculo que valía 30 o 40€. Nosotros no la contratamos y nos lanzamos a la aventura de coger un taxi y cenar en Fish Market que hay junto al río. La cena no estuvo mal (10€ /persona, langostinos y lubina del Mar Rojo), pero estuvo mejor experimentar la sensación de montar en un taxi de 20 años que se mueve entre atascos y personas cruzando por cualquier lado como si no pasara nada. Allí os plantearéis vuestra forma de conducir, y descubriréis que el claxon tiene muchas más funciones de las que conocemos.


Hay taxis de 5 plazas y de 7, los de 7 son un poquito más caros. Nosotros no pagamos más de 3 € por un taxi en nuestra estancia en El Cairo. Solíamos pagar por una carrera media entre 20 o 25 L.E. según las ganas que tuviéramos de regatear, pero eso sí, acordar el precio antes de montaros en el taxi y tened cuidado con las vueltas. También os ofrecerán taxis en coches privados, que no sé si serán peligrosos cogerlos o no, nosotros lo hicimos y no ocurrió nada.
Y con la experiencia de sentir lo que vive Alonso al adelantar a Raikonnen, Massa y Hamilton constantemente, llegamos al hotel sanos y a salvo, dispuestos a meternos en la cama para visitar al día siguiente una de las 7 antiguas maravillas del mundo: Las Pirámides.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

En ese pueblo nubio hemos estado nacho y yo, los chavales anda
que no son listos ni ná, a nosotros nos cantaban los himnos del Barça
y del Madrid, según les decía la gente de dónde eran ...

Microsiervos FAQ - Preguntas Frecuentes, Consejos y Normas
http://www.microsiervos.com/archivo/general/microsiervos-faq.html

Saludos digitales,

--Alvy
http://www.microsiervos.com

Ma Remei dijo...

Acabamos de llegar de Egipto y como es natural hicimos también la excursión al poblado nubio. Pero ojo si compráis algún puñal de recuerdo, asesoraros bien. Nosotros compramos uno grande muy bonito para regalárselo a uno de mis hijos (le encantan las armas antiguas como puñales, espadas, ballestas, pistolas,...) la hoja de hierro no estaba afilada por lo tanto no cortaba nada en absoluto y nos aseguraron que no habría problemas. En el vuelo de Assuán a El Cairo en ningún control nos dijeron nada (iba en la maleta) pero cuando pasamos el control ya para volver a Barcelona no nos la dejaron pasar aduciendo que era por seguridad y que era un arma y por consiguiente se podía considerar como tráfico de armas (???). Mi marido consiguió cortar la hoja de hierro y hemos traído la empuñadura y la funda. La hoja de hierro la reproducirá pues mi marido es un manitas!
Un saludo!
Remei

Ma Remei dijo...

Acabamos de llegar de Egipto y como es natural hicimos también la excursión al poblado nubio. Pero ojo si compráis algún puñal de recuerdo, asesoraros bien. Nosotros compramos uno grande muy bonito para regalárselo a uno de mis hijos (le encantan las armas antiguas como puñales, espadas, ballestas, pistolas,...) la hoja de hierro no estaba afilada por lo tanto no cortaba nada en absoluto y nos aseguraron que no habría problemas. En el vuelo de Assuán a El Cairo en ningún control nos dijeron nada (iba en la maleta) pero cuando pasamos el control ya para volver a Barcelona no nos la dejaron pasar aduciendo que era por seguridad y que era un arma y por consiguiente se podía considerar como tráfico de armas (???. Mi marido consiguió cortar la hoja de hierro y hemos traído la empuñadura y la funda. La hoja de hierro la reproducirá pues mi marido es un manitas!
Un saludo!
Remei