La guía turística que no encontrarás en las librerías, experiencias contadas por alguien que SI ha estado allí. El Mundo puede estar en tus manos. Nunca más volveras a ser turista sino un ciudadano de mundo.

viernes, 27 de julio de 2007

El mundo en tus manos colabora con wikitravel

http://wikitravel.org/es/Info_viaje#Julio


jueves, 26 de julio de 2007

LISBOA – Las Siete Colinas que baña el Tajo

Voy a contaros nuestro viaje a Lisboa, dicen de ella que es romántica, yo diría que hay ciudades que lo son más y además ya las hemos comentado en este blog. Para visitarla son suficientes 3 días.
La gastronomía es muy rica, sus platos típicos están relacionados con el bacalao, saben cocinarlo de mil maneras.
La gente es simpática, parecidos a los españoles, no tendréis dificultades en entenderos con ellos, eso sí, si ellos quieren…

Lo mejor para llegar a Lisboa es en el coche privado porque en autobús son muchas horas, aunque se va en buenos autobuses (clase supra - ALSA); el avión suele ser caro, a no ser que vayáis en Ryanair y os desviéis a Oporto o Faro. Y el tren, es un viaje de una noche en tren-hotel, y su precio no es que sea barato y cómodo si vas en turista. Así que cómo veis, el transporte no es fácil ni barato, por eso nosotros fuimos en autobús que es lo más barato y medianamente rápido, aunque siempre algo incómodo.

Lo primero que tenéis que hacer al llegar a Lisboa es haceros con una Tarjeta transporte de 1, 2 ó 3, o bien comprar un gran número de tickets de un viaje. También tenéis la posibilidad de adquirir la tarjeta Lisboa Card con la que puedes usar el transporte público y entrar a algunos museos gratos o casi. Haced cuentas, yo os digo que escogimos la opción de tickets individuales.
Lisboa no es una ciudad fácil de andar porque tiene muchísimas cuestas se hace imprescindible el transporte público, sobre todo el tranvía.


Os recomiendo que empecéis por la Plaza de Restauradores, en ella se encuentra la estación de ferrocarril de Rossio, la cual os puede llevar a Sintra. Seguid por la plaza Augusta hasta la Plaza do Comércio donde empezaréis a ver (si es temporada) puestos de castañas y adornos navideños.
Esta plaza es conocida también porque fue donde una vendedora de claveles dio nombre a la revolución que desbancó un régimen, regaló claveles a los militares sublevados y estos los colocaron en sus fusiles.
Pasaréis por delante del famoso Elevador de Santa Justa, del cual hablaremos más tarde con más detenimiento.
La Plaza do Comércio es una plaza simétrica rodeada por 3 lados de edificios con amplios soportales, y un lado da directamente al Tajo. En esta plaza se encontraba antes de 1755, cuando se produjo el gran terremoto el antiguo Palacio Real. Aquí encontraréis los tranvías turísticos y los barcos que llevan a la orilla opuesta, al histórico barrio de Belém o al moderno Parque das Nacões.

Lo siguiente que hay que ver es la Catedral (Sé), se encuentra deshaciendo lo andado hasta plaza Augusta y girar a la derecha. La Catedral es de estilo románico-gótico del siglo XII, resalta el gran rosetón de su fachada.
Después de ver la catedral os aconsejo que cojáis el tranvía 28 que tiene parada en la misma puerta y subáis al Castillo de São Jorge, para entrar a verlo hay que pagar, para mi gusto no merece la pena, sólo por las vistas, las cuales encontraréis iguales o mejores en la otra orilla.


El tranvía 28 es el mejor para ver la ciudad entera, ya que pasa por los sitios de más interés turístico, así que no dudéis en volveros a montar y pararos en dónde os apetezca.
Ya que estamos en el barrio de Alfama, pasaros a ver la Iglesia de San Antonio en donde se dice que nació.
Si seguís por la Rua Augusto Rosa os toparéis con el Teatro Romano del 57 d.C., construído en honor a Nerón. Fue descubierto tras el terremoto, en 1789.
En el barrio de Alfama se encuentran dos iglesias más que son interesantes de ver, son la iglesia de São Vicente de Fora y la iglesia de Santa Engracia. En este barrio se dice que es el más indicado para escuchar los fados.

Recorrida la zona de La Baixa es recomendable ir a la Plaza de Camoes (metro Baixa-Chiado) y pasear por la zona tranquilamente. En esta plaza se encuentra el Café A Brasileira, donde nosotros desayunábamos todas las mañanas, es famoso por la estatua de la terraza del escritor Pessoa, el cual frecuentaba el café. Os sorprenderéis de la cantidad de bollos que tienen, los tipos de café y, sobre todo, lo barato que es.
Para pedir café en Portugal hay que hacer un curso, así que la responsabilidad de lo qué os sirven os la dejo a vosotros, pero ya veréis como al pedir los bollos si os entienden.
Al salir del café, reflexionaréis sobre la repostería y los cafés que tenemos en España, os habréis dado cuenta de que no estamos al día.
Este barrio sólo se recorre andando, no nos salva el tranvía 28, así que coger fuerzas y a subir cuestas para ver la iglesia de Nossa Señora dos Mártires y la Iglesia de la Encarnación. También encontraréis el Arco da Rua Augusta que fue construido para rememorar la reconstrucción de la ciudad después del terremoto.

Ahora lo mejor es desplazarnos al barrio del Rossio, más exactamente a la plaza que le da nombre, es una de las plazas más importantes de Lisboa por su bullicio, cafés, restaurantes, está rodeada de las típicas casas abuhardilladas pombalinas. En la plaza podréis degustar el típico licor llamado “ginjinhas”.
En esta plaza antiguamente era escenario de ejecuciones por parte de la inquisición, además de Autos de Fe y corridas de toros.
Actualmente es conocida por la estatua de 28 metros de altura que ocupa el centro de la plaza, representa a Pedro IV pero podría tratarse del emperador Maximiliano de México, esto es debido a que cuando se compró les dieron gato por liebre.

Cerca de esta plaza encontraréis el Teatro Nacional D. Maria II, el Palacio de los Condes de Almada, el cual tiene unas chimeneas que valen la pena y la Plaza de Figueira de estilo Pombalino.

Volviendo hacia la Baixa, tomaremos el Elevador de Santa Justa, el cual es de hierro forjado de 45 metros de altura. Fue construido en 1892 por un discípulo de Eiffel y une la ciudad baja con el Chiado y el Barrio Alto. Subid en él para ver las vistas, no hay que comprar entrada, vale con los tickets individuales de transporte normal, uno para subir y otro para bajar. Os sorprenderá que arriba haya un bar con terracita y si es un día de viento notaréis como la torre se mueve ligeramente.
Arriba pasaremos junto a las ruinas de la Iglesia do Carmo, las cuales han sido conservadas intactas desde el terremoto.



Pasaros a ver la Asamblea de la República, ya que es Monumento Nacional y es digno de ver.
No os vayáis del barrio Alto sin admirar la ciudad desde el Mirador de Santa Catalina donde veréis el puente del 25 de abril, es decir la réplica del famoso puente de San Francisco y el transcurrir del Tajo.
Por último, visitad la plaza de Sao Paulo, ya que es de estilo pombalino y mezcla azulejos y hierros que le hace tener un toque moderno.
Podéis bajar del barrio por el elevador da Bica, es un funicular que comunica el barrio Alto con la Rua de Sao Paulo (estación Casi do Sodre).

Cerca de la estación de Casi do Sodre existe un mercado, el cual en su 1ª planta tiene un restaurante – buffet que sirve comida portuguesa a buen precio. Os lo recomiendo, pero os aviso que en Portugal comen 1 y 2 horas antes que en España, es decir, a las 13 horas tenéis que estar comiendo.

Ahora os toca ir a Belém, que le podéis dedicar mediodía. Se puede ir en tren o tranvía desde la estación de Cais do Sodre o desde la Plaza do Comércio en el tranvía 15.
En Belem, hay cuatro lugares de visita obligada, que son: la tienda de pasteles de Belém, la Torre de Belem, el Monasterio de los Jerónimos y el Monumento a los Descubridores. Además de esto existen museos de Arte Popular, Arqueología y Marina.

Sobre la pastelería comentaros que fue fundada en 1510 (eso es experiencia en el sector…) y es famoso por los pasteles de Belem que elaboran, la receta es secreta y sólo la conocen 3 personas que los hacen a puerta cerrada. Su inventor fue un gallego llamado Elías Martínez que era pastelero del Monasterio contiguo de los Jerónimos, pero los pasteles los hizo famosos el millonario brasileño Domingos Rafael Alves que abrió la tienda.
Los pasteles están extremadamente sabrosos, son tartaletas pequeñas, de hojaldre crujiente, rellenas de crema y espolvoreadas de canela y azúcar, cuestan más o menos 1 euro la unidad.



Después de endulzarnos el viaje, pasad a ver el precioso claustro del Monasterio de los Jerónimos, aún así observar detalladamente la fachada.
Es un edificio que refleja la típica arquitectura manuelina, y es Patrimonio de la Humanidad.
De aquí partió Vasco de Gama a la India en 1497 financiado por los impuestos obtenidos de las especias orientales. Su tumba y la de los escritores Luís de Camoes y Fernando Pessoa se encuentran en el monasterio.

Seguid la visita subiendo al Monumento a los Descubridores, donde os sorprenderá la vista. Este monumento fue construido en 1960 homenajeando a Enrique el Navegante, mide 52 metros, tiene forma de carabela, en la cual se representa de forma majestuosa a el Infante D. Enrique y otras personalidades que ayudaron en la época de los descubrimientos.

Lo último que ver es la Torre de Belem, la cual es también Patrimonio de la Humanidad. Fue construida en 1515 como fortaleza o fortín para proteger el puerto de Restelo por orden de Manuel I aunque también se usó como cárcel. Es de piedra blanca con planta cuadrangular y decorado al estilo manuelino.
Se dice que se construyó en medio del río Tajo, pero al transcurrir los años, el Tajo ha ido variando su cauce y ahora se encuentra en la orilla.

No os podéis marchar de Lisboa sin admirar la grandeza del reciente puente Vasco de Gama, de 17 km. de longitud, cerca se encuentra el Parque das Nações que se construyó para la Expo del 98, al igual que la estación de Oriente, diseñada por el arquitecto español Santiago Calatrava.



Al igual que muchas ciudades, Lisboa es una ciudad que contiene muchos detalles, por ello merece un recorrido pausado y tranquilo para admirar muchas cosas que nos podemos dejar atrás y no aparecen en las guías turísticas. En esta redacción he intentado reunir todo lo interesante de Lisboa, pero ya sabéis, si se no escapa algo, comentadlo y se incluirá.


Plano de metro: http://www.carris.pt/downloads/planta_lx.jpg

Plano de la ciudad: http://incoming.cityrama.pt/imagens/mapas/mapa_lx.jpg

¡Buen Viaje!


martes, 24 de julio de 2007

BARCELONA - La Huella de Gaudí

De Barcelona decir, en primer lugar, que es una ciudad que aúna Mar, Montaña y Monumentos, por ello su visita puede ser atractiva para todos. Os recomiendo visitarla en 3 días tranquilamente, que os alojéis en un hotel cercano a cualquier parada de metro, y que adquiráis un bono metro por días, tened cuidado porque su validez es por día hábil, no por 24 horas cada día.

Si llegáis en avión, trasladaros al centro de la ciudad (Pl. Cataluña) en autobús por 3,75 € (El ticket adquiere en el propio autobús) (http://www.bcn.es/turisme/castella/turisme/mobilitat/ser_tra_hom11.htm) , es un poco caro la verdad…pero más económico que tomar un taxi; o en cercanías Renfe, que tarda 30 minutos en recorrer el trayecto aeropuerto- centro de la ciudad y tiene paradas en Sants, Plaza de Cataluña, Arco de Triunfo y Clot-Aragó, y, a su vez, todas las paradas están conectadas con el metro.

Yo os recomiendo que empecéis a ver la ciudad por la Sagrada Familia, observarla por fuera detenidamente y fijaros en los detalles de la fachada que son impresionantes y dignos de ser fotografiados. Existe la opción de entrar a este bello templo, pero yo no lo aconsejo, la entrada cuesta 8 €, ya que si no eres un experto en construcciones, sólo vais a ver andamios. Hace un año, cuando yo viaje a Barcelona, sólo había acabadas dos columnas de gran altura, eso si muy bonitas y altas. Si, finalmente, has caído en la tentación de adentrarte en esta gran obra, si quieres subir a una de las torres en ascensor deberás pagar un suplemento de 2 €, además de esperar pues suele haber una larga cola. En unas salas subterráneas del templo, esto sí entra dentro del precio de la entrada, se encuentra un pequeño museo, algo viejo diría yo; en él se muestran láminas del proyecto de Gaudí, fotos del proceso de construcción, videos, etcétera.



Una vez acabada la visita de la gran obra inacabada de Gaudí, acercaros al centro en metro, más exactamente a la Plaza de Cataluña, os daréis cuenta que Barcelona está de moda fuera de España por la gran afluencia de turistas extranjeros que hay. Adentraros en su parque y tras un instante de tranquilidad, bajar por las famosas Ramblas o las calles aledañas; en ellas encontraréis los típicos puestos de flores, prensa, animales y estatuas humanas, algunas muy conseguidas. Paseando por esta zona se topará también con los Palacio de la Virreina, el mercado de La Boquería y el famoso Gran Teatro del Liceo.
En primer lugar, entrad a ver el mercado de La Boquería, no sólo conocido por su portada, sino también por su ambiente. Es aconsejable pararse en alguno de los locales situados en su interior ya que sus especialidades son exquisitas. Un pequeño inciso,.. no lo he comentado todavía, pero el agua de Barcelona tiene un sabor raro, así que bebed agua mineral.

Al final de las Ramblas se ubica el antiguo puerto de Barcelona, donde nos espera Colón señalando al mar; en la misma plaza está el Museo Marítimo que puede ser interesante visitar. Andando por el puerto verá la infinidad de bares, restaurantes, discotecas, cines que se agolpan en esta zona.


En el Barrio Gótico (Ciudad Vieja) merece especialmente la atención la Catedral de Barcelona de estilo gótico, erigida en el siglo XIII. En la misma plaza donde está la catedral existen tiendas interesantes, cafés con bonitas terrazas y artistas callejeros.
También os recomiendo que os acerquéis a visitar la iglesia gótica catalana de Santa Maria del Mar, junto a la parada de metro de Jaume I, que le diferencia del gótico europeo por ser un edificio muy amplio que hace que el techo no se colapse sobre sí mismo.
Es también recomendable, perderse este barrio prestando atención a los edificios, ya que algunos son bastante llamativos, además es un barrio muy animado y ameno para pasear.

Si os gusta el deporte y queréis recordar algunas de las instalaciones que se utilizaron en los Juegos Olímpicos del 92 subiros a la montaña de Montjuïc. A este gran enclave se puede acceder en metro (tiene que hacer trasbordo en Paral-lel y subirse al funicular), o en autobús, en el Paseo de Gracia esquina calle Mallorca, debe tomar el número 20, a continuación, bájese en Paral-lel y coja el funicular. Para llegar al pie de Montjuïc es preferible tomar los autobuses 9 y 50, en la Plaza de Cataluña o Gran Vía.
Allí, podréis encontrar el Museo Olímpico, el Palacio Sant Jordi y las piscinas Picornell o la piscina de saltos de Montjuïc. Más lejos de estas instalaciones se encuentran el Camp Nou y el Palau Blaugrana .
Aprovechando que está arriba, visiten el castillo de Montjuïc (gratuito), que ofrece vistas privilegiadas del puerto marítimo y del resto de la ciudad.

Si queréis seguir viendo panorámicas espectaculares de la ciudad, no perdáis más tiempo y dirigiros al Tibidabo, la parte más alta de la ciudad. Sus principales atracciones son la noria y la iglesia del Sagrado Corazón que se atisba a ver desde la ciudad. Es un sitio muy especial para hacer fotos impresionantes de la ciudad, eso sí, si el fuerte viento te deja.
Si tenéis ganas de divertiros, nada mejor que las atracciones del parque, que aunque algo antiguas, juegan con el vértigo de las alturas que ofrece la montaña.
Cerca de aquí tenéis la Torre de Collserola, una antena de telecomunicaciones diseñada por Norman Foster que también dispone de mirador.



Acabadas las alturas, bajar a admirar el Parque Güell, diseñado por Antoni Gaudí. Está situado en el distrito de Gracia. Originariamente fue concebido como ciudad residencial pero al final se quedó como parque, habiéndose sólo construido una casa, Rosada. En este extraordinario parque llama especialmente la atención la salamandra revestida de baldosas rotas que se ha convertido en el símbolo de Barcelona. Sacar una fotografía de esta gran obra es realmente difícil y más hacérsela junto a ella, ya que todos los turistas se agolpan sobre ella para inmortalizar la visita. No os perdáis ni un detalle del parque y observarlo tranquilamente de principio a fin. Encontraréis más información de él, aquí: http://es.wikipedia.org/wiki/Parque_Güell .


Seguiremos, a continuación, detallando las obras del genial Gaudí. Para ello bajaremos al Paseo de Gracia, donde están las espectaculares casas que también construyó. En el número 92 se halla ‘La Pedrera’ o Casa Milá, la más barata para visitar. Sobresale, ante todo, por sus líneas geométricas, pues se trata de rectas formando planos curvos. En su azotea, los azulejos blancos evocan una montaña nevada, y las chimeneas parecen guerreros cubiertos con yelmos y sus escaleras. La fachada es de piedra natural y, como decía anteriormente, no tiene ángulos rectos. Fijaros en los balcones, que son muy característicos en todas sus casas.
El interior de la casa es curioso por lo mismo, por la carencia de ángulos rectos, además de por su decoración y el mobiliario de maderas nobles, también diseñado por Gaudí. La entrada cuesta 8 €.


Si bajáis la calle, pasaréis por las tiendas más lujosas de la ciudad y llegaréis a otra casa de referencia en la obra de Gaudí, es la Casa Batlló, lo malo su precio, 16’5 € incluyendo audio-guía (no es para menos…), eso sí muy bonita y sorprendente por sus detalles, formas imposibles, mobiliario. En el exterior, su fachada tiene ondulaciones que unidos a la cerámica y a la espectacularidad de sus balcones, la hacen fantástica. El interior no os lo podéis perder, es increíble.

Además de todo lo anteriormente citado, lo bueno de Barcelona es que si tienes tiempo libre y hace buen tiempo te puedes acercar a una de sus playas que están bien comunicadas en metro o autobús.

También podéis acercaros a ver la Villa Olímpica, más exactamente al puerto deportivo que se modernizó para las olimpiadas del 92. Medianamente cerca están las instalaciones que se construyeron para el Forum de Barcelona, que os daréis cuenta que están algo abandonadas.
Uno de los edificios modernos de Barcelona más llamativos es la Torre Agbar, que destaca sobre todo por su iluminación nocturna.

Comentar, finalmente, que Barcelona tiene mucha vida nocturna y que la gastronomía catalana es muy variada y deliciosa; no os vayáis sin probarla.
Perdonad si me he dejado cosas qué ver o qué contar, si echáis algo en falta comentarlo y se incluirá.


Aquí teneis el plano de metro de BCN: http://www.softguides.com/barcelona/mapas/imagenes/metromapbcn.gif

¡Buen Viaje!


lunes, 23 de julio de 2007

PRAGA, Ciudad de Muñecas

PRAGA (REPUBLICA CHECA)

Praga, seguramente sea la ciudad más romántica y cautivadora de la que se escriba en este blog., ¿Por qué? Porque sus calles están adornadas con casas preciosas de colores de todos los estilos y de diferentes épocas, salpicadas con infinidad de tabernas y terrazas que dan aún mas color a la ciudad, con el río Moldava de actor principal y el puente de San Carlos y el Castillo como adornos para hacer a Praga una verdadera ciudad de muñecas.


Ahora os voy a detallar nuestra breve estancia en Praga.
En primer lugar el aeropuerto es nuevo y pequeño, nada mas salir de él se encuentra un autobús que te deja en el centro de la ciudad en 15 minutos. Muy importante cambiar en el aeropuerto algo a moneda local, tened cuidado donde lo hacéis y comparad tarifas ya que algunas empresas son muy caras, luego veréis que en el centro las tarifas son mas competidas y baratas.

En el trayecto, os daréis cuenta como cambia la imagen de la ciudad según nos acercamos al centro, al entrar a la ciudad lo primero que os llamará la atención son los tranvías, todo esto os recordará la época comunista del país, que como veréis no está tan lejana.

Os aconsejo un hotel en el centro, aunque os salga mas caro, ya que es una gozada salir de este, y estar en el centro de la ciudad para pasear o para tomar algo, así como las comidas, ya que al alejarte un poquito del centro la actividad hostelera y el gentío desaparecen.
Además, si cogéis el metro es importante que paguéis el billete, ya se que lo normal es hacerlo, pero en realidad lo que pasa es que al entrar no se ven tornos y las taquillas o máquinas suelen estar camufladas, y el revisor esta a la vuelta de la esquina esperando a que seas el pardillete que ha pasado tan fresco.

Empezad la visita por La Ciudad Vieja (Stare Mesto), por el norte está el barrio judío el cual es imprescindible visitar cualquier día que no sea Domingo porque cierran todo. Preparad la cartera para visitar el impresionante cementerio judío con más de 12.000 lápidas apiladas unas encimas de otras, torcidas y viejas, que están ahí desde el siglo XV. Buscad la tumba del personaje más famoso enterrado allí, Rabbi Low, del cual dice la leyenda que inventó o creó el primer robot o primer hombre artificial, llamado Golem, si podéis compraros una figurita de esta criatura porque es interesante de recordar. Entrad en la Sinagoga Viejo Nueva del siglo XI y fijaros en el reloj que gira en sentido antihorario del ayuntamiento judío.
No os marchéis del barrio judío sin degustar sus especialidades, sobretodo el goulash, no hace falta que os metáis en un gran restaurante, buscad una buena taberna ya que lo notareis en el bolsillo.


Después dar un pequeño paseo por La calle Parízská y entrar disimuladamente a ver el hotel intercontinental y su cafetería y si tenéis valor tomaros un café, aunque yo soy más de entrar, cotillear y salir porque me echan o porque lo he visto todo. No perdáis detalle de la calle porque es una de las más bonitas de Praga.

Por la calle Zelezná llegareis a la Plaza Vieja donde veréis una estatua dedicada Franz Kafka el personaje más importante que ha dado la ciudad, seguro que no os vais de la plaza si haceros una foto al lado de la estatua.

Prosiguiendo el camino, llegareis a la calle Rytí"ská (calle de los Caballeros), y al lado, encontrareis el precioso Teatro de los Estamentos, construido en 1781donde se estrenó mundialmente la ópera "Don Juan" de Mozart..

La plaza Wenceslao parece ser más una avenida que la coronan la estatua del que la da nombre y el Museo Nacional. Fijaros en las tiendas de esta calle porque veréis varias curiosas, tomaros un vino caliente si el tiempo acompaña sentaditos en un banco frente a un edificio que os guste, y recordareis el momento.

A todo lo anterior lo consideraría un ruta, ahora os hablaré de otra, la cual es conocida porque recorre el camino que seguían los cortejos de coronación.

Empezad por ejemplo por la Torre de la Pólvora, que es del siglo XIII, fijaros en los ornamentos que la decoran y si no estáis cansados subiros a verla. No dejéis de ver una cafetería que hay a la vuelta de la esquina de estilo modernista en la llamada Casa Municipal, sus detalles fueron realizados por otro gran personaje que dio la ciudad, Alfons Mucha.

Seguid por la calle Celetná sin dejar pasar un detalle de los edificios que la escoltan, y por favor! Ya es hora de que os sentéis en una terraza a tomaros una cerveza, os daréis cuenta de que cada taberna o bar anuncia el tipo y el grado que tiene la cerveza que vende. Cuando la toméis notareis que es casi zumo y que los españoles tenemos mucho que aprender de la elaboración de esta bebida, de todas formas también se puede tomar pilsen, que es la que se consume en España. Se suele servir en jarra de litro o en vaso de medio la pilsen, y los precios son muy baratos, ronda el euro, así que ya tenéis excusa para descansar y consultar el mapa.
No os he comentado, para acompañar adecuadamente la cerveza pediros cualquier plato que os suene bien, porque también son baratos y estar buenos, si sois al viajar d pisar poco un restaurante comed de esta forma porque os resultará muy barato y comeréis de todo. Mi consejo: Comed lo que tiene el de al lado, que suele ser lo mejor, jejeje.

Cuando os levantéis de la terraza, ya se que cuesta… Llegareis a la plaza
de la Ciudad Vieja, intentad llegar a alguna hora en punto para ver el reloj astronómico del siglo XV de la torre del ayuntamiento, la esfera de arriba marca los signos del zodiaco (no me preguntéis cómo ni porqué) y la de abajo el calendario (lo mismo digo).
Cada vez que el reloj marca las horas, aparece primero la figura de La Muerte a la derecha de la esfera superior en forma de esqueleto: ésta tira la cuerda que sostiene en la mano derecha. En la mano izquierda tiene un reloj de arena que levanta e invierte (en ese momento escuchareis una carcajada generalizada, los turista somos así…). Después se abren dos ventanas y aparecen las imágenes de los 11 apóstoles encabezadas por San Pedro, con una llave dorada en la mano, y al final San Pablo con una espada y una pluma. Un gallo canta y el reloj marca la hora. Las otras figuras animadas son El Turco, símbolo de la lujuria, que sacude la cabeza de lado a lado; La Vanidad, que se mira en un espejo, y La Avaricia, representada por un "mercader de Venecia". Una muestra de cómo se prefigurarían luego los estigmas de la historia occidental y cristiana sobre los demás pueblos.


Pasaros a ver la Iglesia de San Nicolás del siglo XVIII y de estilo barroco.
Entrad también a la iglesia de Týn (buscad la entrada vosotros solos, será señal de que os habéis pateado la plaza bien), ver el palacio gótico de la Campana, la casa Storch y el Ayuntamiento.

Saliendo de la plaza se encuentra la calle de Carlos, en la que se encuentran diversos comercios de recuerdos de la ciudad, algunos son originales y otros no, por ejemplo uno que me llamó la atención de gorros y gorras de todos los tipos, sobretodo comunistas, incluso cascos de piloto de cazas con la estrella roja.
En esta calle se encuentra la Casa del Pozo de Oro, que es cuanto menos pintoresca ya que esta decorada con decorado con fantásticos relieves de San Wenceslao y San Juan Nepomuceno.

Al finalizar la calle, se encuentra una de las joyas de la ciudad, con una vista espectacular, el famoso Puente de Carlos, tendréis una extraña sensación de haber estado allí, es debido a que a salido en muchas películas, como Misión Imposible, que os recomiendo ver antes de ir, James Bond y películas de nazis.
El puente es de medio kilómetro, os recomiendo ir a horas tempranas ya que suele estar atestado de turistas y la foto se hace imposible, la visitas también es imprescindible hacerla de noche ya que la ciudad desde el puente esta iluminada espectacularmente.
Un apasionado de la fotografía se puede tirar horas haciendo fotos sin parar en este punto.
Además en el puente se sitúan muchos artistas, pintores, músicos, fotógrafos, no caigáis en el error de haceros la típica caricatura que nunca os hacéis en España, no se porque será…
El puente consta de 31 esculturas, la mas antigua es de 1683 de San Juan Nepomuceno, que es el patrón de los checos, casi todas de santo y alguna con la típica historia de que da suerte si la tocas, que por ello, en vez de tener el color negro de las demás, esta medio dorada del sobe que le da cada turista que pasa por ahí, que es mucho.
A mí me llamó la atención, la de un caballero mitológico llamado príncipe Bruncvík, el cual empuña una espada dorada de la que liberará al pueblo checo de los peores momentos.
Otra leyenda sobre el puente dice que las piedras se unieron con la mezcla de cal y huevos, lo que provocó la escasez de huevos para consumo durante su construcción, por ello le otorgan la gran rigidez y durabilidad.
Al otro lado del puente se encuentra la llamada Ciudad pequeña, que esta a los pies del Castillo, el otro lado es el que ya he comentado y le llaman Ciudad Vieja.
Os aconsejo que bajéis unas escaleras que tiene el puente, os llevará a una escena donde explota un coche en Misión Imposible, además de tener unas tabernas bastante bonitas con terrazas a la orilla del río, cerveza fresca y vistas espectaculares. Las casas de estas calles colindantes al puente suelen ser de colores, y la que no tiene color os pareceré una casa de muñecas.


Desviándose un poco del puente se encuentra la iglesia de Nuestra Señora de la Victoria donde se encuentra el famoso Niño de Jesús de Praga, que es una pequeña estatuilla procedente de España.

Otra vez en el recorrido que llevábamos antes, se encuentra la iglesia de San Nicolás de estilo barroco y en el barrio de Malá Strana, se encuentra en la Plaza de la Ciudad Pequeña, fue construida entre 1673 y 1755. Contiene frescos del ilusionismo barroco, varias esculturas monumentales y debajo del altar mayor la escultura de San Nicolás enchapada en oro.
En esta plaza os llamará la atención unos coches de época aparcados, son para los turistas, si os gusta ese tema, los tenéis descapotables, mas grandes, mas pequeños y autobuses pequeños, también clásicos.

Alrededor de esta plaza tenéis varias calles y plazas que dando un paseo os resultarán bonitas. Cuando acabéis de visitar este barrio, ocupad una tarde o una mañana a visitar el Castillo, sin prisa. Hay dos alternativas para subir a él, por unas escaleras y por una calle, os recomiendo las dos rutas, la calle que os menciono esta salpicada de casas señoriales con su sello en la puerta y el nombre de la casa o la familia, en ella vivieron las familias más ricas y famosas de la ciudad, pararos a ver los sellos de cada casa y os sorprenderéis de algún que otro nombre. Esta calle también tiene varios comercios en los que se venden las mejores marionetas del mundo, hechas a mano, algunas verdaderas obras de arte, si tenéis poder adquisitivo no dudeis en comprar una, yo no pude…

El Castillo se remonta al siglo IX, construido por la dinastía Premislitas. No os perdáis los cambios de guardia que se producen en la portada principal, tampoco dejéis de ver la plaza a esta portada, ya que es preciosa a la vez que amplia.
Cuando nosotros estuvimos la entrada al recinto del castillo, con esto me refiero a las calles que hay dentro de la fortificación era gratuita, pero gente que fue anteriormente si pagó por esto mismo.
Nada mas entrar os sorprenderá la grandiosidad de la catedral de San Vito y la basílica de San Jorge de estilo neogótico, si es un día de mucho turismo tardareis bastante tiempo en entrar pero merece la pena verla por dentro, y si, es pagando, pero la entrada os da derecho a entrar a varias galerías que hay alrededor de la plaza de San Vito.
Y como no, visitad las salas del Castillo donde se encuentran verdaderas joyas como El Sol de Praga, adornada con 6.222 diamantes.
Buscar la calle de los alquimistas, que se encuentra con el mismo empedrado de la época y en la cual vivió Kafka en el número 22.
No dejéis de dar un paseo tranquilo por los jardines del castillo, en el cual se esconden árboles preciosos, fuentes, vistas a la ciudad, etc.


Cuando acabéis la visita al castillo bajaros a ver la isla Kampa, donde acaba mi recorrido propuesto. Nuestro hotel estaba cercano a la isla, por si os interesa era el Best Western Kafka, estaba bien situado, normal de precio, y buen servicio.
Como os iba diciendo la isla de Kafka es una especie de parque rodeado por el río Vltava y por el riachuelo apodado de la Diablesa, ya que la dueña de la casa de los Siete Diablos, era muy chismosa y un día un hombre le pintó 6 diablos sobre la casa, entendiéndose así que el séptimo era ella, si vais de noche por allí, recordad esta historia…Kampa es un isla llena de árboles, césped, enamorados y jóvenes pasando la tarde o simplemente leyendo en un banco

Durante mucho tiempo, en la isla de escuchaban los molinos, hoy en día se conserva uno de 8 metros de diámetro llamado del Gran Prior, que esta cerca del Puente de Carlos. En la otra orilla de la isla, la bañada por el Vltava se encuentran los molinos de Sova, los cuales molían trigo en el siglo XV, ahora dicho edificio albergue una galería de arte moderno.

Cuando acabéis de ver la isla, dedicaros a beber cerveza, comer lo más rico que nos dan los checos o iros a buscar el muro de Lennon como hize yo, me costó encontrarlo, pero buscándolo recorrí calles preciosas y encontré tabernas muy intimas y bonitas para mezclarte con la gente de allí.
El muro de Lennon le rinde homenaje, aunque se van uniendo artistas al muro que prefiero que adivinéis cuando estéis allí, dejad vuestro mensaje y si tenéis suerte veréis como la gente deja velas, al verlo parece feo pero luego en foto sale muy bonito y colorido, así aconsejo que os hagáis unas fotillos junto a él. Os doy una pista para que lo encontréis, esta en el Barrio Malá Strana cerca del Puente San Carlos.

Comentaros, que la gente es muy amable y que os entenderéis en inglés. Os sorprenderéis que en las tabernas no lavan con jabón las jarras, simplemente las remojan un par de veces en la pila y listo…Tened cuidado con las vueltas que os dan al realizar las compras. La marcha nocturna en Praga dicen que esta bien, pero la verdad es que yo no la ví mucho, debe ser el carácter español, estamos mal acostumbrados ya que nos gusta mucho la fiesta.

Si os parece poco Praga pasaros a ver Plzen que es la ciudad mas grande de bohemia, tiene interesante arquitectura, museos y por lo que mas se la conoce actualmente es por su fábrica de cerveza Pilsner, la cual se puede visitar.
El sur de Bohemia esta salpicada por lagos y bosques, además de palacios y castillos como el de Hluboká, declarado Patrimonio Cultural por la UNESCO y conocido porque ha salido en varías películas de terror.
La hermosa ciudad de Telc (patrimonio cultural de la UNESCO) es un ejemplo perfecto de una ciudad del siglo XVI con filas de casas coloreadas en tonos pastel.
Brno, el principal centro de Moravia, data del siglo XIII, tiene un fino museo y el castillo gótico de Spilberk, también conocido porque se celebra el Gran Premio de Motociclismo.
Los centros turísticos y de salud o los balnearios de Bohemia siguen siendo una de las atracciones primarias, pues lo han sido durante siglos.

Con todo esto acabo mi exposición sobre Praga y alrededores, espero que os sirva para conocerla o para que decidáis destino, espero también que extendáis o corrijáis la exposición.


Mapa de la ciudad disponble aqui: http://www.informagiovani-italia.com/mappa_praga.JPG

¡Buen Viaje!


jueves, 19 de julio de 2007

"Caminante, no hay camino"


"Caminante son tus huellas
El camino nada más;
caminante no hay camino
se hace camino al andar.
Al andar se hace camino
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante, no hay camino
sino estelas sobre el mar.
¿Para que llamar caminos
A los surcos del azar...?
Todo el que camina anda,
Como Jesús sobre el mar."

Autor: Antonio Machado


El Blog que te guiará por el mundo


Este blog ha nacido por la necesidad imperiosa que hemos tenido yo (Javier) y mi novia (Cristina) por mostrar al bloggero de afición y al curioso por vocación, las maravillas del mundo en que vivimos, tal como es, con lo bueno y lo malo de cada lugar, con las tradiciones, culturas y costumbres contadas desde nuestro punto de vista o desde el tuyo, dandonos tu opinión.

Queremos que sea un blog que sirva de referencia para tomar decisiones en cuanto a la elección de destinos o en cuanto a la decisión de qué plan de viaje o itinerario acometer.

Estará abierto a todo aquel que haya tenido una experiencia, vivencia o algo curioso que contar dentro o fuera de España, abierto a todo aquel que quiera compartir con todos lo que ha visto y no venía en la guía de viajes.

Este Blog será un espacio libre para mostrar las opiniones de todos los viajeros siempre que se hagan desde el respeto y la seriedad que conlleva la muestra en público de una opinión. Tanto es así, que no nos hacemos responsables de las opiniones, intencionalidades, ni proceder de los colaboradores en sus artículos.

Con todo esto sólo me queda daros la Bienvenida y animaros a viajar y a contarnos vuestras experiencias.