La guía turística que no encontrarás en las librerías, experiencias contadas por alguien que SI ha estado allí. El Mundo puede estar en tus manos. Nunca más volveras a ser turista sino un ciudadano de mundo.

martes, 24 de julio de 2007

BARCELONA - La Huella de Gaudí

De Barcelona decir, en primer lugar, que es una ciudad que aúna Mar, Montaña y Monumentos, por ello su visita puede ser atractiva para todos. Os recomiendo visitarla en 3 días tranquilamente, que os alojéis en un hotel cercano a cualquier parada de metro, y que adquiráis un bono metro por días, tened cuidado porque su validez es por día hábil, no por 24 horas cada día.

Si llegáis en avión, trasladaros al centro de la ciudad (Pl. Cataluña) en autobús por 3,75 € (El ticket adquiere en el propio autobús) (http://www.bcn.es/turisme/castella/turisme/mobilitat/ser_tra_hom11.htm) , es un poco caro la verdad…pero más económico que tomar un taxi; o en cercanías Renfe, que tarda 30 minutos en recorrer el trayecto aeropuerto- centro de la ciudad y tiene paradas en Sants, Plaza de Cataluña, Arco de Triunfo y Clot-Aragó, y, a su vez, todas las paradas están conectadas con el metro.

Yo os recomiendo que empecéis a ver la ciudad por la Sagrada Familia, observarla por fuera detenidamente y fijaros en los detalles de la fachada que son impresionantes y dignos de ser fotografiados. Existe la opción de entrar a este bello templo, pero yo no lo aconsejo, la entrada cuesta 8 €, ya que si no eres un experto en construcciones, sólo vais a ver andamios. Hace un año, cuando yo viaje a Barcelona, sólo había acabadas dos columnas de gran altura, eso si muy bonitas y altas. Si, finalmente, has caído en la tentación de adentrarte en esta gran obra, si quieres subir a una de las torres en ascensor deberás pagar un suplemento de 2 €, además de esperar pues suele haber una larga cola. En unas salas subterráneas del templo, esto sí entra dentro del precio de la entrada, se encuentra un pequeño museo, algo viejo diría yo; en él se muestran láminas del proyecto de Gaudí, fotos del proceso de construcción, videos, etcétera.



Una vez acabada la visita de la gran obra inacabada de Gaudí, acercaros al centro en metro, más exactamente a la Plaza de Cataluña, os daréis cuenta que Barcelona está de moda fuera de España por la gran afluencia de turistas extranjeros que hay. Adentraros en su parque y tras un instante de tranquilidad, bajar por las famosas Ramblas o las calles aledañas; en ellas encontraréis los típicos puestos de flores, prensa, animales y estatuas humanas, algunas muy conseguidas. Paseando por esta zona se topará también con los Palacio de la Virreina, el mercado de La Boquería y el famoso Gran Teatro del Liceo.
En primer lugar, entrad a ver el mercado de La Boquería, no sólo conocido por su portada, sino también por su ambiente. Es aconsejable pararse en alguno de los locales situados en su interior ya que sus especialidades son exquisitas. Un pequeño inciso,.. no lo he comentado todavía, pero el agua de Barcelona tiene un sabor raro, así que bebed agua mineral.

Al final de las Ramblas se ubica el antiguo puerto de Barcelona, donde nos espera Colón señalando al mar; en la misma plaza está el Museo Marítimo que puede ser interesante visitar. Andando por el puerto verá la infinidad de bares, restaurantes, discotecas, cines que se agolpan en esta zona.


En el Barrio Gótico (Ciudad Vieja) merece especialmente la atención la Catedral de Barcelona de estilo gótico, erigida en el siglo XIII. En la misma plaza donde está la catedral existen tiendas interesantes, cafés con bonitas terrazas y artistas callejeros.
También os recomiendo que os acerquéis a visitar la iglesia gótica catalana de Santa Maria del Mar, junto a la parada de metro de Jaume I, que le diferencia del gótico europeo por ser un edificio muy amplio que hace que el techo no se colapse sobre sí mismo.
Es también recomendable, perderse este barrio prestando atención a los edificios, ya que algunos son bastante llamativos, además es un barrio muy animado y ameno para pasear.

Si os gusta el deporte y queréis recordar algunas de las instalaciones que se utilizaron en los Juegos Olímpicos del 92 subiros a la montaña de Montjuïc. A este gran enclave se puede acceder en metro (tiene que hacer trasbordo en Paral-lel y subirse al funicular), o en autobús, en el Paseo de Gracia esquina calle Mallorca, debe tomar el número 20, a continuación, bájese en Paral-lel y coja el funicular. Para llegar al pie de Montjuïc es preferible tomar los autobuses 9 y 50, en la Plaza de Cataluña o Gran Vía.
Allí, podréis encontrar el Museo Olímpico, el Palacio Sant Jordi y las piscinas Picornell o la piscina de saltos de Montjuïc. Más lejos de estas instalaciones se encuentran el Camp Nou y el Palau Blaugrana .
Aprovechando que está arriba, visiten el castillo de Montjuïc (gratuito), que ofrece vistas privilegiadas del puerto marítimo y del resto de la ciudad.

Si queréis seguir viendo panorámicas espectaculares de la ciudad, no perdáis más tiempo y dirigiros al Tibidabo, la parte más alta de la ciudad. Sus principales atracciones son la noria y la iglesia del Sagrado Corazón que se atisba a ver desde la ciudad. Es un sitio muy especial para hacer fotos impresionantes de la ciudad, eso sí, si el fuerte viento te deja.
Si tenéis ganas de divertiros, nada mejor que las atracciones del parque, que aunque algo antiguas, juegan con el vértigo de las alturas que ofrece la montaña.
Cerca de aquí tenéis la Torre de Collserola, una antena de telecomunicaciones diseñada por Norman Foster que también dispone de mirador.



Acabadas las alturas, bajar a admirar el Parque Güell, diseñado por Antoni Gaudí. Está situado en el distrito de Gracia. Originariamente fue concebido como ciudad residencial pero al final se quedó como parque, habiéndose sólo construido una casa, Rosada. En este extraordinario parque llama especialmente la atención la salamandra revestida de baldosas rotas que se ha convertido en el símbolo de Barcelona. Sacar una fotografía de esta gran obra es realmente difícil y más hacérsela junto a ella, ya que todos los turistas se agolpan sobre ella para inmortalizar la visita. No os perdáis ni un detalle del parque y observarlo tranquilamente de principio a fin. Encontraréis más información de él, aquí: http://es.wikipedia.org/wiki/Parque_Güell .


Seguiremos, a continuación, detallando las obras del genial Gaudí. Para ello bajaremos al Paseo de Gracia, donde están las espectaculares casas que también construyó. En el número 92 se halla ‘La Pedrera’ o Casa Milá, la más barata para visitar. Sobresale, ante todo, por sus líneas geométricas, pues se trata de rectas formando planos curvos. En su azotea, los azulejos blancos evocan una montaña nevada, y las chimeneas parecen guerreros cubiertos con yelmos y sus escaleras. La fachada es de piedra natural y, como decía anteriormente, no tiene ángulos rectos. Fijaros en los balcones, que son muy característicos en todas sus casas.
El interior de la casa es curioso por lo mismo, por la carencia de ángulos rectos, además de por su decoración y el mobiliario de maderas nobles, también diseñado por Gaudí. La entrada cuesta 8 €.


Si bajáis la calle, pasaréis por las tiendas más lujosas de la ciudad y llegaréis a otra casa de referencia en la obra de Gaudí, es la Casa Batlló, lo malo su precio, 16’5 € incluyendo audio-guía (no es para menos…), eso sí muy bonita y sorprendente por sus detalles, formas imposibles, mobiliario. En el exterior, su fachada tiene ondulaciones que unidos a la cerámica y a la espectacularidad de sus balcones, la hacen fantástica. El interior no os lo podéis perder, es increíble.

Además de todo lo anteriormente citado, lo bueno de Barcelona es que si tienes tiempo libre y hace buen tiempo te puedes acercar a una de sus playas que están bien comunicadas en metro o autobús.

También podéis acercaros a ver la Villa Olímpica, más exactamente al puerto deportivo que se modernizó para las olimpiadas del 92. Medianamente cerca están las instalaciones que se construyeron para el Forum de Barcelona, que os daréis cuenta que están algo abandonadas.
Uno de los edificios modernos de Barcelona más llamativos es la Torre Agbar, que destaca sobre todo por su iluminación nocturna.

Comentar, finalmente, que Barcelona tiene mucha vida nocturna y que la gastronomía catalana es muy variada y deliciosa; no os vayáis sin probarla.
Perdonad si me he dejado cosas qué ver o qué contar, si echáis algo en falta comentarlo y se incluirá.


Aquí teneis el plano de metro de BCN: http://www.softguides.com/barcelona/mapas/imagenes/metromapbcn.gif

¡Buen Viaje!


2 comentarios:

Jorgelina Cura dijo...

Interesante articulo. Te dejo otro similar que escribi sobre Barcelona en mi blog.

http://www.destinoturismo.com/visitando-barcelona/

Saludos!

dleyextremo dijo...

Me gusto mucho tu articulo, en general me gusta visitar las páginas de turismo, siempre tienen buenos tips, acabo de ver una que tiene buenos comentarios http://tiempocompartido.wordpress.com/